En este artículo voy a intentar aproximarme a la dificultad que se tiene a la hora de buscar pintores profesionales y comentar los aspectos que inciden en este proceso tan comprometido.

En este oficio, como en otros muchos oficios artesanos, cada trabajo tiene unas características únicas por las que es muy complicado obtener unos estándares en precio y calidad que se ajusten a lo esperado. Para agilizar el proceso de contratación de diferentes oficios en una reforma por parte de la dirección de obra a veces se dan precios sin ver directamente el trabajo, esto conlleva que el equilibrio entre el precio y calidad puedan ser comprometidos, a no ser por el trato y compenetración ya establecido entre profesionales. Pero el cliente particular que en el empeño de conseguir el mejor precio se deja llevar por carteles engañosos del tipo “!!Pinte su casa desde 250€!!” , Puede encontrarse con desagradables sorpresas. Numerosas veces hay clientes que intentan regatear el precio del presupuesto, pero es un procedimiento algo inútil, pues la misma intención crea una tensión en la que juegan dos factores, tiempo de realización del trabajo y beneficio diario que el profesional ya tiene estipulado. Si el precio que se da para realizar el trabajo es el correcto, esta empresa hará todo lo posible por que la calidad sea la idónea, pero si la estimación del presupuesto es violentado por una negociación, la calidad del trabajo se ajustará al precio determinado por el cliente y la relación no será la misma.

Por otro lado, hay que observar  la dificultad que el cliente tiene para encontrar, hoy en día, un profesional que te dé suficientes garantías de calidad y profesionalidad, las razones son varias. La mano de obra en la casi totalidad de oficios a caído por los suelos, el acceso a una preparación adecuada de los profesionales es cada vez mas difícil y deficiente. La precariedad y temporalidad de los trabajos no ayuda a formar personas que quieran aprender un oficio. Podemos comprobar, por ejemplo, lo difícil que es encontrar dependientes que conozcan realmente lo que te están vendiendo, ello lo sustituyen por un afán muchas veces grosero, (provocado por las políticas agresivas y despreciativas para el cliente de muchas empresas), que tienen por colocarte los artículos. Los talleres para la preparación de pintores son a mi entender puros pasatiempos, impartidos por profesores que han podido acceder a impartirlos por titulaciones que no tienen nada que ver con lo que están enseñando y con alumnos colocados ahí para rellenar plazas de cursos ineficaces, (por la misma idiosincrasia del oficio), y que por tanto el interés del alumno es inexistente. Otro tema de que hablar sería ademas la falta de respeto general y absurdo por este respetable oficio.

Entonces, ¿como encontrar un buen pintor?. Tradicionalmente han sido las redes sociales del boca a boca las que conseguían localmente que una empresa ganara un prestigio y continuidad, en consecuencia el cliente se aseguraba de un trato de confianza, sabiendo que precio, profesionalidad y calidad se ajustaban a un estándar aceptado por una comunidad o grupo social concreto. Ahora las nuevas formas de llegar a un pintor profesional a cambiado y hay una desorientación que crea mucha inseguridad. Hoy la Web a cambiado todo y se pueden encontrar plataformas como pintorist.es que ponen en contacto ambas partes. Esto tiene para bien y para mal consecuencias en la relación cliente-empresa. Pero eso sería tema de otro artículo.